El Blog de Comunicalia


Encuentros con los medios, un arma de doble filo


Un encuentro con los medios de comunicación es una magnífica vía para que una organización informe de un tema de interés público
. Y hay muchos formatos en función del objetivo que se persiga, la ubicación del evento y la hora en la que realice: rueda de prensa, desayuno informativo, workshop (si hay formación), afterwork…

Ahora bien, nosotros solo recomendamos organizarlos cuando tengan sentido y haya algo importante que comunicar. Hay que tener en cuenta que las reducciones de plantilla que han sufrido los medios de comunicación en España han hecho que los periodistas estén desbordados de trabajo y valoren cuidadosamente a qué actos acuden fuera de la redacción. Su tiempo es oro.

Si un periodista asiste al desayuno informativo que has organizado y se marcha pensando que ha perdido su tiempo (quizás con una nota de prensa hubiera sido suficiente) cuando vuelvas a convocarle no te tomará en serio.

Además, existen muchos factores que pueden hacer que tu encuentro con los medios sea un éxito o un fracaso. Por ejemplo que coincida con otro que eclipse al tuyo, que el portavoz tenga algún percance o que algo no funcione como debiera… Y por eso habrá que preparar un “plan B” para cada una de esas posibilidades.

Rueda de prensa pros y contrasEn Comunicalia, como ya hemos contado alguna vez, hemos organizado ruedas de prensa con mucha presencia de periodistas que nos tuvieron al borde del infarto y que pudieron ser un desastre, aunque al final no lo fueron…
Otras veces, como ocurrió el pasado mes de mayo con un desayuno informativo que organizamos para EMO Insights, se reunió a un grupo reducido de periodistas, pero logramos mucha visibilidad en los medios (El Mundo, La VanguardiaCinco Días, Expansión y El Economista, entre otros).

Por eso nuestro consejo es que sopeses los pros y contras de tener un encuentro con los medios y confíes solo en profesionales para organizarlo;)



La rueda de prensa que pudo ser un desastre… (2ª Parte)

Como os comentaba hace algún tiempo en un post, en las ruedas de prensa que hemos organizado en los últimos años nos han pasado cosas curiosas, sorprendentes, divertidas….y algunas bastante comprometidas.

En esta que os avancé, cuando iba a dar comienzo la presentación de un equipo de complejísima tecnología que había llegado unos días antes a España y ya estaban en la sala todos los medios a los que habíamos convocado (las principales agencias de noticias, periódicos, revistas y tres televisiones), el prototipo ni siquiera se encendió…

¿Qué hicimos? Pues retrasamos unos minutos el inicio. Los técnicos hicieron más pruebas, abrieron el equipo (mientras los fotógrafos aprovechaban para hacer su trabajo y tomaban imágenes de las “entrañas” de la máquina), pero no había manera…Los periodistas miraban el reloj y nosotros cada vez más nerviosos.

Pensamos en posponer la rueda de prensa para otro día, pero la imagen de nuestro cliente no iba a salir muy bien parada, así que “tiramos” de nuestros recursos y cambiamos el formato de la presentación.

Primero proyectamos un vídeo en el que se veía el equipo funcionando y después de la intervención del gerente, en la que pidió mil disculpas por el imprevisto, el experto hizo una demostración echándole muchísima imaginación y “escenificó” un caso práctico, como si el sistema estuviera funcionando. Luego hubo un turno de preguntas.

Habíamos insitido a nuestro cliente (como lo hacemos siempre) en la importancia del dossier de prensa y el material de apoyo (documentación, imágenes….), y por eso habíamos hecho bastantes copias del vídeo, que pudimos distribuir luego a los periodistas.

El resultado fue excelente. Se publicó la noticia en muchos medios generalistas y especializados, algunos utilizando las fotografías que estaban en el dossier y otros las que sacaron de los técnicos revisando el equipo. Y las televisiones pudieron utilizar imágenes del vídeo que les facilitamos.

Salimos airosos!!!!



Comunicación corporativa ¿con malas fotografías?

Construir la imagen de su empresa, fortalecer su reputación corporativa o conseguir notoriedad son algunas de las tareas que nos encomiendan nuestros clientes. Y para ello hay que cuidar multitud de elementos que transmiten los valores de cada compañía.

Uno de estos elementos son las fotografías, ese material gráfico que utilizamos para poner cara al portavoz de una empresa, mostrar sus instalaciones, dar a conocer un nuevo producto/servicio o para acompañar a una nota de prensa que vamos a hacer llegar a los medios.

En ocasiones (afortunadamente son las menos) hemos de justificar lo esencial que es disponer de fotografías profesionales en las que se cuidan los detalles, la luz, los encuadres… en las que se muestra la psicología de los personajes. Insistimos.

No hay alternativa. Es imposible construir imagen de marca con fotografías hechas por un aficionado ¿no creéis?Fotografía y comunicación corporativa




A %d blogueros les gusta esto: